Robot (Un amigo para Frank)

Frank es un jubilado cascarrabias al que, para hacer frente a la demencia que padece, su hijo decide regalarle un robot programado para ayudarle en las tareas domésticas y brindarle ayuda terapéutica con una rutina de actividades diarias. Frank, reticente en un principio, acaba por entablar una relación de complicidad con el robot, a quien enseñará sus secretas habilidades y de quien se servirá para llevar a cabo una serie de robos, ya que su nuevo compañero no está programado para distinguir las actividades recreativas de las criminales.

El diseño del robot (no tiene nombre en la película) emula claramente al popular Asimo, un robot humanoide creado por la compañía japonesa Honda en el año 2000.